Talleres de habilidades parentales

  • Existe amplio consenso de que los padres influyen en forma decisiva en el desarrollo y desempeño del niño. Muchas de las destrezas que los niños adquieren dependen fundamentalmente de la interacción con sus cuidadores, así como de los que los rodean. De hecho, la calidad parental que recibe un niño se considera el principal factor de riesgo modificable que contribuye al desarrollo de los problemas emocionales y conductuales de los niños. La interacción padres-hijos afecta diversas áreas del desarrollo, incluyendo la autoestima, el rendimiento académico, el desarrollo cognitivo y la conducta.

  • Efectos de prácticas parentelas:

    Para asegurar los mejores resultados en sus hijos, los padres deben equilibrar el grado de madurez del niño y la disciplina que ellos imponen, con el fin de producir una integración adecuada a sus niños, a la familia y al sistema social, al tiempo que mantienen una atmósfera de cordialidad, responsabilidad y apoyo. Cuando no existe un equilibrio adecuado entre la conducta y la actitud de los padres durante la edad preescolar de los hijos, éstos últimos pueden verse enfrentados a múltiples factores de ajuste.

    Diversas investigaciones revelan que una paternidad responsable y receptiva está ligada a emociones positivas en los niños; por el contrario, brindar menos apoyo o bien vivenciar una paternidad problemática se relaciona con niños con actitudes negativas, irritables o agresivas. Más específicamente, ha señalado que la disciplina ejercida en forma irracional o con parámetros rígidos e inconsistentes, así como la falta de preocupación y de participación de los padres incide decisivamente en el desarrollo de los problemas conductuales infantiles. La responsabilidad parental también es importante en el desarrollo cognoscitivo del niño.

    Estudios en la materia han revelado que las conductas cognitivas-receptivas, tal como mantener en vez de redireccionar intereses y entregar estímulos verbales enriquecedores, proporcionan al niño la base que le permite desarrollar su capacidad de atención y sus habilidades de lenguaje. Aún más, la participación parental temprana y sistemática en actividades de aprendizaje, así como el poder disponer de Síntesis sobre las Habilidades Parentales materiales apropiados, fomenta el desarrollo del vocabulario y aprendizaje infantil en general. Estas prácticas parentales no sólo facilitan el aprendizaje temprano, sino que constituyen un estímulo en el niño para asumir un protagonismo activo y desarrollar una actitud positiva respecto de su aprendizaje.

    En el caso de los niños que viven en condiciones de pobreza, se ha encontrado que existen otros factores ambientales además de la paternidad que afectan el comportamiento del niño más adelante, tales como la edad de los padres, el bienestar, el historial de conductas antisociales, el apoyo social dentro y fuera del núcleo familiar inmediato y la calidad del entorno determinantes de la parentalidad.

  • Algunos factores personales y sociales entran en juego, tales como: Factores socio-contextuales que modelan la forma de criar a los hijos, incluyendo las características individuales de los niños, la historia del desarrollo de los padres y su propia estructura psicológica, los problemas psicológicos del niño y de sus padres, el aislamiento social y contexto social en el cual los padres están inmersos. Los rasgos de personalidad de los padres también juegan un papel importante, por la influencia en sus emociones y/o cogniciones, incluyendo las atribuciones que se dan respecto de las causas de la conducta de sus hijos.

    Las investigaciones realizadas revelan que la estimulación del lenguaje y los materiales de aprendizaje en el hogar constituyen las principales prácticas parentales asociadas a la preparación escolar de los niños, así como el vocabulario y los logros escolares. En tanto que la disciplina y el apoyo parental están más vinculados a los resultados emocionales y sociales tales como la conducta, el control de impulsos y la capacidad de atención.

    El conocimiento parental también juega un papel clave. Cuando los padres están conscientes de la importancia de establecer normas y pautas, y conocen la forma de cuidar de un niño, pueden brindarles una organización cognitiva global para adaptarse o anticiparse a los cambios en su desarrollo. Los estudios muestran que las madres con un mayor nivel de conocimientos sobre la primera infancia y el desarrollo infantil disponen de una variedad más amplia de técnicas parentales adecuadas. A la inversa, la falta de precisión o la sobrevaloración parental del desempeño de los niños puede afectar el rendimiento de éstos, debido probablemente a que las expectativas parentales pueden afectar su conducta.

    Los programas parentales que se basan en modelos de aprendizaje social esperemos puedan ayudar a los padres a cambiar el comportamiento hacia sus hijos y mejorar su relación con ellos.

     

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar